Tanto los beneficios como los inconvenientes de operar en un mercado extrabursátil (OTC)

Si tenemos un superávit financiero, puede ser una opción interesante tratar de obtener algún rendimiento de él haciendo inversiones financieras, que pueden ser la mejor alternativa para nosotros... ¿Mercado administrado o mercado no regulado sin receta?

Para saber qué es lo mejor para nosotros, deberíamos hacernos algunas preguntas inicialmente: ¿entendemos exactamente cómo operar con CFDs, o estamos a favor de las operaciones típicas? ¿Cuánto tiempo podemos invertir cada día? ¿Cuánto tenemos la intención de arriesgar así como el rendimiento que queremos obtener?

La diferencia entre los mercados controlados y no controlados

Un mercado regulado es un mercado de comercio de productos notorios vigilado por una autoridad principal, como su nombre indica. Por ejemplo, la Bolsa de Suministros de Nueva York, la Bolsa de Madrid o la Bolsa de Londres son mercados gestionados. Un mercado regulado común es el mercado de valores en el que compramos acciones de empresas y tenemos la propiedad de las mismas. Normalmente tienen un horario distinto, es decir, no tendremos la capacidad de funcionar cuando queramos, sin embargo en el tiempo en que los mercados permanecen abiertos.

Un ejemplo típico de operaciones en un mercado OTC son los procedimientos que se llevan a cabo en un sistema de operaciones a través de CFDs, aunque hay muchos más, como el Forex (mercado de divisas), por nombrar algunos. Es posible operar las 24 horas del día, también si los mercados están cerrados, sin embargo, esto implica adicionalmente mucha menos liquidez así como posiblemente mayores diferenciales en las transacciones.

Ver También  Propiedades y Beneficios de la Cúrcuma.-

Elementos a tener en cuenta si decidimos operar en un mercado OTC

La elección inicial que debemos enfrentar es la opción del corredor. Ciertamente limitaremos la búsqueda a aquellos que tengan la aprobación de las autoridades de nuestra nación, sin embargo debemos tener en cuenta más factores.

Depósitos Surefire: dependiendo de la tierra natal, hay una limitación de depósitos cubiertos por propietario y cuenta. Por ejemplo, en los EE.UU., el fondo de defensa de los inversores de valores de EE.UU. se esconde a 500.000 dólares; Reino Unido, 50.000 libras extra; Bélgica, Bulgaria y Chipre, 20.000 euros; España, 100.000 euros.

Pago inicial mínimo: no todos los corredores piden exactamente la misma cantidad en nuestro depósito preliminar, ni tampoco son iguales los márgenes que hay que dejar en nuestra cuenta para reaccionar ante operaciones fallidas.

Ver También  Guía de la Dieta Cetogénica Para Principiantes

Ayudar y sostener al comerciante: algunos corredores ofrecen cuentas de prueba, con las que tendremos la posibilidad de simular cómo es correr con dinero genuino, qué hace falta para abrir una colocación, qué tan bien funciona el dejar de perder y tomar ganancias... básicamente, una fuente que si se incluye en el corredor elegido merece un par de meses de devoción antes de arriesgar nuestro dinero. Además, sería interesante tener un sistema de atención al cliente eficiente que funcione las 24 horas del día.

Retirar dinero de nuestra cuenta: algunos corredores tardan más que otros en procesar nuestra solicitud de retiro, así como las cantidades que sin duda tendremos que tener en nuestra cuenta para retirar el dinero tampoco son las mismas. Lo más importante es que se haga lo más rápido y también con la mayor transparencia posible.

Los cargos y también los diferenciales: No siempre queremos cerrar un ajuste el mismo día que lo abrimos, así como debido al hecho de que los corredores cobran una comisión para mantenerlo abierto entre el final y también el siguiente, debemos reconocer de antemano cuánto será.

Compartir Este Articulo