Beneficios del agua de papa, como se prepara

El agua de papa, un tesoro natural muchas veces pasado por alto, posee una serie de beneficios sorprendentes para la salud. Esta bebida, que se obtiene al hervir papas en agua, está cargada de nutrientes esenciales y compuestos bioactivos que pueden aportar diversos efectos positivos al cuerpo.

Uno de los principales beneficios del agua de papa es su capacidad para aliviar problemas digestivos. Contiene almidón resistente, un tipo de fibra que actúa como prebiótico, fomentando el crecimiento de bacterias benéficas en el intestino y mejorando la salud digestiva. Además, su contenido de potasio ayuda a mantener el equilibrio electrolítico y la función muscular.

Esta agua también es rica en antioxidantes, como la vitamina C y los polifenoles, que combaten el estrés oxidativo en el cuerpo, fortaleciendo el sistema inmunológico y reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas. Asimismo, su perfil nutricional la convierte en un aliado para mantener la piel saludable, ya que puede contribuir a la producción de colágeno y mantener la hidratación.

En resumen, el agua de papa es más que un líquido de desecho después de cocinar este tubérculo. Sus cualidades nutricionales y beneficios para la salud la convierten en una opción valiosa. Si bien no debe reemplazar a otras bebidas fundamentales como el agua potable, incorporar ocasionalmente el agua de papa a la dieta podría brindar resultados positivos, respaldados por la madre naturaleza.

Ver También  Lasaña de Brócoli y Salsa Blanca

Preparación:

Preparar agua de papa es un proceso simple que aprovecha los beneficios nutricionales de las papas. Aquí tienes una receta básica para hacer agua de papa:

Ingredientes:

  • 2-3 papas medianas
  • Agua

Instrucciones:

Lava las papas: Lava bien las papas para eliminar cualquier suciedad o residuos.

Pela las papas (opcional): Puedes pelar las papas si lo prefieres, aunque muchas de las propiedades nutricionales se encuentran en la piel. Si decides pelarlas, asegúrate de quitar solo la capa exterior.

Corta las papas: Corta las papas en trozos pequeños o rodajas. Esto ayudará a que los nutrientes se liberen más fácilmente durante la cocción.

Hierve las papas: Coloca las papas en una olla y cúbrelas con agua. Lleva el agua a ebullición y luego reduce el fuego a medio-bajo. Deja cocinar las papas hasta que estén tiernas y se puedan perforar fácilmente con un tenedor. Esto suele tomar alrededor de 20-30 minutos.

Cuela el agua: Una vez que las papas estén cocidas, coloca un colador sobre un recipiente grande para recoger el líquido. Vierte con cuidado el agua de cocción de las papas a través del colador para separar el líquido de los trozos de papa.

Enfría y almacena: Deja que el agua de papa se enfríe a temperatura ambiente antes de transferirla a un recipiente adecuado. Luego, guárdala en el refrigerador. Se recomienda consumirla en un plazo de 1-2 días para asegurarse de que mantenga su frescura y propiedades.

Disfruta: Puedes beber el agua de papa sola o mezclarla con otras bebidas, como jugos naturales, para agregar sabor. Recuerda que la textura puede ser ligeramente espesa debido al almidón liberado por las papas.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de los beneficios del agua de papa como parte de tu rutina de hidratación y bienestar.

Compartir Este Articulo